Google+
Tus Derechos al ser detenido por el nuevo CCC

lcrisafulli
Por Lucas Crisafulli
@LUCASCRISAFULLI

El actual Código de Convivencia Ciudadana (CCC) de la Provincia de Córdoba (Ley 10326) fue aprobado por mayoría en la Legislatura Unicameral, en diciembre de 2015, para que comenzara a regir el 1° de abril de 2016. Este instrumento normativo reemplaza al viejo y criticado Código de Faltas creado en 1994.

¿Cuáles son los derechos que establece el nuevo Código?

Un abogado
En primer término estipula que la asistencia letrada es obligatoria. Eso significa que el procedimiento no puede desarrollarse si no está presente un abogado defensor, ya sea contratado por el propio contraventor o designado gratuitamente por el Estado.

Si sos menor de edad no pueden formarte causa
Si bien el código autoriza a la policía a detener a una joven de menos de 18 años que está cometiendo una contravención en flagrancia, lo cierto es que no puede formarle causa. La misma ley también obliga a que sea entregado inmediatamente a sus padres. El procedimiento debe iniciarse - y esto es importante, porque deben quedar registros de tu detención - pero no puede permanecer en ninguna celda y debe de forma urgente e inmediata ser entregado a sus padres.

Limitación a la detención preventiva
El núcleo duro de poder que todavía el Código le hace conservar a la Policía se encuentra en la llamada detención preventiva. ¿Qué significa? Cuando una persona se encuentra cometiendo una contravención, el código autoriza a la policía a detenerlo antes de la sentencia. Sin embargo, el código ahora obliga a que ponga en conocimiento de forma inmediata el detenido a disposición de un ayudante fiscal o un juez de paz. Asimismo, esa detención, desde el mismo momento que la policía detuvo al contraventor en la calle, no puede durar bajo ningún concepto, más de ocho horas, incluso en días y horarios inhábiles. Es importante mencionar que el plazo de ocho horas es perentorio, y deberá dejarse constancia en un acta las circunstancias que motivaren su prolongación en el tiempo, haciendo responsables penal, civil y administrativamente a los funcionarios - judiciales o policiales - que indebidamente extendieren el plazo.

Derecho a que no te juzgue un policía
En el viejo Código de Faltas quien juzgaba era la Policía, teniendo el poder casi de un monarca, ya que detenía, instruía el sumario, recolectaba la prueba, acusaba, juzgaba y controlaba la ejecución de la pena. En el nuevo CCC el Ayudante Fiscal y los jueces de paz son quienes dirigen la investigación y los que imponen la pena. Son estos funcionarios quienes deben velar por el estricto cumplimiento de todos los derechos y garantías establecidos en la Constitución Nacional, Tratados Internacionales de Derechos Humanos, Constitución Provincial y de forma más específica los que establece el nuevo CCC.
Asimismo, los ayudantes fiscales y jueces de paz (que son funcionarios judiciales pero no son jueces con jurisdicción) no pueden imponer pena de arresto, es decir, solo pueden imponer como pena principal el trabajo comunitario y la multa, y como penas accesorias la inhabilitación, la clausura, el decomiso, la prohibición de concurrencia, la interdicción de cercanía o instrucciones especiales (cursos educativos o tratamientos terapéuticos). En caso que la pena sea de arresto (que debería funcionar para escasísimos casos) deberá ser un juez quien deba imponerla.

Audiencia
El nuevo CCC establece un sistema oral de carácter arbitral para el juzgamiento. Eso significa que para imponer una pena debe desarrollarse una audiencia en la que esté presente el ayudante fiscal o juez de paz como autoridad de aplicación, el imputado contravencional y su abogado defensor (privado o designado por el Estado).

Llamada Telefónica
De forma expresa, el nuevo CCC establece que todo imputado contravencional tiene derecho a realizar una llamada telefónica a un familiar directo para informarle acerca de su situación. Esta situación deberá constar en un acta que se labrará a tal efecto.

Copia del Acta
Muchas veces sucede que una persona resulta detenida por una contravención, sin que se le informen los motivos de su detención. El nuevo CCC establece que el imputado tiene derecho a solicitar una copia del acta inicial en el que consten las circunstancias de su detención.

Merodeo urbano, ahora conducta sospechosa
Si bien se derogó la figura de merodeo sospechoso en zona urbana (quedando vigente el merodeo en zona rural) se creó otra figura vaga y ambigua que habilitará el ejercicio de un poder discrecional por parte de la policía: estamos hablando de la conducta sospechosa. Para que esta contravención se configure es necesario que una persona se en inmediaciones de edificios, vehículos o personas realizando las siguientes conductas: "a) Escalando cercas, verjas, tapias o techos o mostrando signos de haberlo hecho o intentando hacerlo; b) Manipulando o violentando picaportes, cerraduras, puertas, ventanas o ventanillas; c) Portando herramientas o elementos capaces de ser utilizados para violentar cerraduras, puertas, ventanas o ventanillas; d) Circulando en vehículos o motovehículos sin la identificación correspondiente; o e) Persiguiendo de una manera persistente y ostensible a un transeúnte sin una razón atendible."

Derogación de la contravención de beber alcohol en la vía pública
El consumo de alcohol en la vía pública ya no es una contravención, por lo que no se podrá detener a una persona por estar realizando esta conducta. La antigua falta de beber en la vía pública implicaba una grosera discriminación, ya que solo castigaba a quien no lo hiciera en un bar habilitado.

Derogación de la prostitución molesta o escandalosa
Como consecuencia de la gran lucha de Ammar Córdoba se derogó esta ignominiosa figura que habilitaba, por un lado, el castigo de las trabajadoras sexuales y, por el otro, el fortalecimiento de la caja chica de la policía. El nuevo CCC despenaliza plenamente el trabajo sexual de personas mayores de edad que lo ejerzan voluntariamente.

Negativa a identificarse con testigos
La contravención de negativa a identificarse fue hiperutilizada por la policía. El nuevo CCC establece que para aplicar dicha figura, la policía necesita de dos testigos ajenos a la fuerza de seguridad que den constancia que la persona se negó a identificarse. Es importante recalcar que la contravención implica "que la persona omita identificarse, se niegue a dar los informes necesarios o los dieren falsamente, sin causa justificada". Esto no significa, bajo ningún punto de vista, que sea obligatorio, como en la época de la dictadura cívico militar, llevar encima el documento de identidad. La persona puede identificase con el carnet del video club, o incluso, verbalmente a través de sus propios dichos.

Escándalos y molestas a terceros
Otra de las faltas que representaban un alto porcentaje dentro de los contraventores detenidos eran los escándalos en la vía pública. Esa contravención se modificó, y para poder aplicarse se requiere de un particular ofendido que denuncie el escándalo y a su vez testifique en el sumario contravencional instando la acción.

***
Pese a algunos derechos que incorpora el nuevo CCC, siguen vigentes algunas figuras abiertamente inconstitucionales como la posesión injustificada de llaves o ganzúas o el merodeo rural. A su vez se han creado nuevas contravenciones que podrán aumentar la cantidad de detenidos por la extensión de su aplicación, como aquella que establece sanción para quien "condujeren motocicletas y ciclomotores sin la documentación correspondiente, sin la placa identificatoria del dominio colocada en debida forma o sin el casco normalizado". También se han incorporado otras contravenciones que profundizan la criminalización de la pobreza (como el cuidado de vehículos sin autorización legal, es decir la penalización a los "naranjitas") agudizan situaciones de discriminación (como la legalización del derecho de admisión) o perpetúan arbitrariedades (como el agravio a docentes y médicos). 

Será una vez más la militancia activa quien correrá los límites de lo posible para que algunos no deban sacrificar su libertad para que otras crean falsamente, tener más seguridad.