Google+
Tribunera

mlafuente
Por Manolo Lafuente
@MANOLOLAFUENTE

Concediendo que los títulos cortitos son efectivos pero corren el riesgo de resultar herméticos, (el gran charrúa Juceca (a) Julio César Castro bautizó a uno de sus irrepetibles personajes, una mujer de pocas palabras, como “Hermética NO”), paso a explicar que “tribunera” (en femenino por el día del respeto a la diversidad cultural… y sexual, porque estas líneas están escritas el 12 de octubre, lejos de la racista marcha del deporte “Y para la raza conseguir, el “ejemplar” del porvenir” ) se suele emparentar lunfardísticamente con populista, demagógica, efectista, facilista, etc.

Como parentela, le veo más con Arrabalera por Tita Merello (nacida en la víspera del 12 pero de 1904)

“Mi casa fue un corralón, de arrabal bien proletario. Papel de diario el pañal, del cajón en que me crié(...). Arrabelera, como flor de enredadera, que creció en el callejón (…) Si me gano el morfi diario, que me importa el diccionario, ni el hablar con distinción.”
Aunque, en este caso, lo de tribunera sea específicamente…futbolera…

Dicen que Dios hizo al mundo y descansó, hizo al hombre y descansó, hizo a la mujer y descansó, hizo el fútbol... con la mano... la mano de Dios, la primera infracción, y ya no descansaron ni Dios, ni la mujer, ni el hombre ni el fútbol, porque sobre el fóbal se va a dejar de hablar ¿sabés que día?... el día del arquero (y capaz que hasta zurdo) que no es hoy.

Cortito y al pie, un sólo ejemplo basta:

“Uno no gana porque vale sino porque gana”, había comprobado Cornelius Castoriadis. “El no se refería al fútbol –dice Galeano- pero era como si. Prohibido perder tiempo, prohibido perder: convertido en trabajo, sometido a las leyes de la rentabilidad, el juego deja de jugar. Cada vez más, como todo lo demás, el fútbol profesional parece regido por la UENBE (Unión de enemigos de la Belleza), poderosa organización que no existe, pero manda.”

Maturana pensaba parecido, que no es lo mismo pero es igual.

¿Pero cual? ¿Cuál Maturana?

El definido por el barbudo Manuel J. Castilla y silbado por el Cuchi Leguizamón “El que canta es Maturana, chileno de nacimiento. Anda rodando la tierra, con toda su tierra adentro. Andando por esos montes, en Salta se ha vuelto hachero. Si va a voltiar un quebracho, llora su sangre primero.”

O

El definido por sí mismo, Francisco, pero no lo más Pancho, sino totalmente Pacho y colombiano.

Esta vez Colombia es sí, no como en el referéndum…

Francisco “Pacho” Maturana, siempre formó todos los equipos que dirigió con jugadores colombianos.

Aseguraba que el equipo jugaba como el pueblo…y el equipo ganaba, goleaba y gustaba.

Salvando, con dificultad es cierto, que los fundamentalismos, las generalizaciones y los estereotipos, más bien son un laberinto que un camino hacia la “verdad” o sus adyacencias, la afirmación bien puede ser suscripta.

Por algo se dice, futbolísticamente, que la alegría es brasileña y que la garra es uruguaya, con un pongo más que con un dejo, de envidia que, al menos yo, sana no conozco ninguna.

Así es que, si extrapoláramos, aplicándola hasta al hueso, la afirmación del colombiano al “juego” de la selección argentina en su derrota en las eliminatorias rumbo a Rusia frente a Paraguay, una de las dos cosas no harían precisamente eso: juego….

¿Higuaín es de madera, el Khun de mal (Agüero), y ambos la pesada herencia?

O más clarito, quizás haga falta un repechaje…

¿Tan mal está el pueblo o la selección jugó bien?