Google+
Que se vayan los que puedan!

gmariani
Por Guillermo Mariani

Creo que el capitalismo es intrínsecamente malo: porque es el egoísmo socialmente institucionalizado, la idolatría pública del lucro, el reconocimiento oficial de la explotación del hombre por el hombre, la esclavitud de muchos al yugo del interés y la prosperidad de pocos. Una cosa he entendido claramente con la vida: Las derechas son por naturaleza reaccionarias fanáticamente inmovilistas cuando se trata de salvaguardar el propio tajo, solidariamente interesadas en aquel Orden que es el bien para la minoría de siempre”.

El juicio corresponde a Don Pedro Casaldáliga obispo emérito de Säo Félix de Araguaia (Matogroso) Brasil. Así que, si ud. no es integrante de la “minoría de siempre”, creo que lo mejor es que ya empiece a preparar las valijas para emigrar, porque el afán de exportar barato todo lo que poseemos, ha crecido en Macri y su equipo, hasta el proyecto de exportar argentinos que no sepan vivir de acuerdo a las características de ese terrible sistema aludido por Mons. Casaldáliga. Estamos en una clara situación de empecinamiento por lastimar al pueblo. Cada medida oficial está en contra de algún beneficio o conquista popular. ¡un miedo al populismo, en el sentido más noble de la La palabra! Ahora dicen que la ventaja está orientada a impedir todo obstáculo para comprar dólares. ¡Qué bueno! Dicen tal vez los que se desgañitaron en fracacerolazos protestando por las restricciones,- Pero muy pronto constatarán que esta discriminación es más grave que la restricción para todos. ¿Podrán comprar dólares para ahorro los que ya no tienen para llenar el plato de cada día? Realmente se trata de una broma o de una burla. La seguridad, tan en crisis, se remediaría como por encanto, metiendo presos a los chicos de 14 años-“ Chicos de la calle” porque no tienen techo ni mesa, y han perdido el derecho a esperar que, por posibilidades de trabajo para los padres suspendidos y echados, puedan volver a disponer de casa, comida y escuela. La droga que constituyó en promesa una prioridad para remediar en su venta, continúa en auge, propagándose con complicidad (ya se sabe que de otro modo es imposible) de funcionarios de casi todos los niveles.

Los ancianos objeto de investigación en las planillas del PAMI han perdido 2.000 medicamentos con descuento de 100%, y quienes reciban desde $8.000 de jubilación, no tendrán acceso a ninguno de ellos. Con la descalificación por parte de nuevo Ministro de Hacienda de las tareas que cumplen los empleados estatales en los distintos organismos y ministerios, se vienen nuevos despidos y las fábricas de Ushuaia, descalificadas como industria nacional por decisión presidencial, dejarán sin trabajo a más de 3.000 operarios. Es indudable que este equipo de gobierno roba entregándonos vergonzosamente a los yanquis.

La actitud persecutoria en casos muy notables:- Milagro Sala y dirigentes populares, completado con los perros de presa de dos o tres jueces, ya perfectamente identificados, que se preocupan por iniciar día a día citaciones, investigaciones y amenazas contra CFK-, es un dato verdaderamente atemorizante, porque se ven desaparecer las defensas frente a cualquier acusación antojadiza o “comprada”. Como es el caso de “Cochinillo Arellano” (con costo de un millón de pesos como subsidio de Morales para fraguar su testimonio). Esto no es sólo corrupción, es privación de seguridad legal, a quienes no estén incluidos de algún modo en Cambiemos. No se procede de acuerdo a las leyes sino simplemente a sugerencias del equipo presidencial para vengarse y destruir la oposición, muy molesta por estar bien plantada en sus principios, que, por otra parte, van adentrándose en la mentalidad de muchos a los que el odio hizo perder la razón y la serenidad. Si hay algunos que pueden quedarse porque todo esto no los afecta, sino al contrario, los favorece, son los ricos, los grandes empresarios adictos al Gobierno. Quizás se piense que esta especie de consigna de marcharse es antipatriótica pero es, simplemente, que escapar de las huellas que va marcando una bota opresora es a veces el único modo de permanecer en la lucha.  

OPINIÓN
mrvilla
Por Miguel Rodriguez Villafañe


gmariani
Por Guillermo Mariani


ggoldes
Por Guillermo Goldes