Google+
Los títeres propietarios

mlafuente
Por Manolo Lafuente
@MANOLOLAFUENTE

 

Esto es una sublevación.

Si no es una sublevación, le pega en el palo…

Pero no es ni la tanguera de “tu lágrima de ron me lleva hacia el hondo

bajo fondo donde el barro se subleva.”

Menos aún, la histórica y política del ”subsuelo sublevado de la Patria”.

Es una sublevación contra el anatema que pesa sobre el Facebook: más

que fondo, cloaca de sublevaciones destempladas, inocuas y estériles.

Contra todos.

Contra todo.

Casi nada.

Nada, bah.

Pero, que siempre los hay y esta vez afortunadamente, no siempre.

Agonizando Enero y las vacaciones, el facebook no es nada de eso,

cuando Gaby Brusa recuerda a uno de los más grandes escritores

argentinos, que lejos del canon y para disgusto de la academia, alcanzó

total popularidad sin ponerle soda a su plebeya pureza literaria, Osvaldo

el gordo” Soriano: “¿Qué reclama un racista? Casi nada: que exista otro

más débil que él. Le pueden quitar todo a un valiente argentino, menos la

nacionalidad. Y si el único orgullo imperdible es ése, ¿Por qué no esgrimirlo

como un mérito, como una amenaza? Fatalidad o bendición, la condición

nacional conoce una sola manera de alzarse por sobre su pequeñez: ser

propietario. Y eso es lo que no pueden lograr los indocumentados, los

colados que trabajan por cincuenta pesos y el plato de sopa. Esa gente,

que no es gente para el que la explota, sirve de ejemplo: cuanto peor le va,

más consuela a los desdichados que tienen derecho a votar.”

Escrito en 1994, tan propio ahora mismo.

En otro tiempo, el actor, autor, mimo, escritor Roberto Espina escribió este diálogo para títeres…en todas las acepciones que tenga el término:

Usted,¿qué hace parado en este lugar? /Y..estoy parado/Usted no puede

estar parado en este lugar/ ¿Por qué?/ Porque yo soy el dueño de este

lugar/ Entonces me siento./ Tampoco puede./: Me acuesto/ No/ Y en este

lugar?/¡Usted no puede estar en ningún lado ¡Todos son míos!/

¿Entonces me tengo que ir?...me gusta tanto este lugar… si no me fuera

¿usted que me haría/Lo mataría!!/ ¡Ay que lindo!, me gustaría tanto morir

en este lugar.../¡estoy completamente muerto!/ Lo llevo al cementerio/ No,

yo me quiero quedar en este lugar, entonces, no me muero/ ¡No y no!, yo

me quiero quedar en este lugar. ¡Inhumano!/:¡Me ha conmovido! ¡Le

regalo este lugar! ¿Me puedo parar en cualquier lado?/ ¿Aquí?/¡Sí! /¿Y

aquí?/ También!/Voy a buscar la escritura/¡Soy feliz!, ¡soy feliz porque

tengo un bien raíz/ Tome, éste es el título de propiedad/ El otro toma la

escritura…y pregunta ¿Usted, ¿qué hace parado en este lugar?/Y... estoy

parado/ No puede estar parado en este lugar, porque este lugar es

mío/Entonces, me sientor/ No puede/ Me acuestor./no/ entonces voy a…..

¡En este lugar no puede estar, porque yo soy el dueño de este lugar!

Puede que Soriano y Espina no se hayan conocido.

Pero nosotros conocemos la tristísima vigencia de sus textos.

Con toda propiedad….