Google+
El decretazo Supremo

lcrisafulli
Por Lucas Crisafulli
@LUCASCRISAFULLI

El flamante presidente Mauricio Macri ha firmado un decreto por el cual designa, en comisión, a los dos vocales faltantes de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Trataremos de hacer un análisis sobre la forma, y no sobre el contenido. En otras palabras, nos limitaremos a escudriñar si el mecanismo de designación es constitucional o no, sin hacer mención a la calidad jurídica de los ya designados ministros.

El art. 99 inc. 4 de la Constitución Nacional establece el mecanismo por el cual deben nombrarse los jueces de la Corte Suprema. Entre las atribuciones del presidente, se encuentra: “Nombrar los magistrados de la Corte Suprema con acuerdo del Senado por dos tercios de sus miembros presentes, en sesión pública, convocada al efecto”.

La propia Constitución establece la forma sana en términos republicanos y democráticos en la que se deben llenar las vacantes en la Corte Suprema.

Asimismo, en el inc. 19 del art. 99 se establece como otra de las atribuciones del presidente: “Puede llenar las vacantes de los empleos, que requieran el acuerdo del Senado, y que ocurran durante su receso, por medio de nombramientos en comisión que expirarán al fin de la próxima Legislatura”.

Se requiera pues, precisar el alcance y contenido de esta disposición (art. 99 inc. 19) en armonía con la anterior (art. 99 inc. 4).
 

1. Argumento Histórico
La atribución de nombrar “empleados” en comisión que requieren el acuerdo del Senado, es tan vieja como la propia Constitución. En 1853 no era fácil reunir al Congreso – o al Senado – para sesiones extraordinarias. Solo basta recordar que no existía el teléfono y que el chasqui era la única forma de comunicación. No parece hoy ser un problema convocar a los Senadores para que presten su acuerdo y así designar a los Ministros de la Corte tal como estipula el inciso 4.
 

2. Argumento dogmático
Hay que determinar si cuando el inc. 19 menciona la palabra “empleos” se está refiriendo también a un vocal de la Corte, o si por el contrario, habla de otros empleados que requieren el acuerdo del Senado, como el caso de los embajadores. Una Constitución liberal y republicana como la nuestra, exige un criterio restrictivo a la hora de interpretar la ampliación de poder. Es decir, si existen dudas sobre el presidente tiene tal poder o no lo tiene, debe interpretarse como que no lo tiene, en franca sintonía con la limitación a los poderes, pilar básico de un Estado de Derecho. Eso implicaría que por empleo no se refiere a ministros de la Corte

Asimismo, la utilización restrictiva del inciso 19 impone que, para cambiar el mecanismo normal de designación de jueces, debe existir una situación extraordinaria que requiera atención urgente y que no merezca dilación. Recordemos que en la Corte existen dos vacantes: la de Eugenio Raúl Zaffaroni, que renunció al máximo tribunal el 31 de Diciembre de 2014 y la de Carlos Santiago Fayt, que renunció al Congreso el 15 de Septiembre de 2015 para que se haga efectiva a partir del 10 de Diciembre. Vale decir, no existe una imprevisibilidad de las vacantes. Antes de las elecciones, el propio Mauricio Macri sabía de la existencia de ambas. ¿Cuáles son las circunstancias extraordinarias que merezcan cambiar el procedimiento natural de designación de los jueces? Que el partido político del Ejecutivo no cuente con la mayoría en el Senado no es una circunstancia atendible. Al no existir ese requisito, no se habilita cambiar las reglas de juego.

Por último, suponiendo que la palabra “empleo” también se refiera a Ministros de la CSJN y que sí existan las circunstancias extraordinarias para nombrar empleados en comisión, la vacante debe producirse durante el receso del Congreso. En tal caso, sólo la de Fayt se produjo después de la última sesión ordinaria (que fuera el 30 de Noviembre de 2015). La vacante de Zaffaroni se produjo hace casi un año. Por lo tanto, incluso haciendo una interpretación muy amplia del artículo 19, solo tiene derecho a nombrar a un vocal, y no a dos como ya lo hizo.
 

3. Argumento político
Si había urgencia en nombrar ministros de la Corte ¿por qué el Pro se negó a tratar cualquier pliego enviado por el anterior Poder Ejecutivo con el argumento que no había urgencia en la designación de ministros de la Corte?

La designación mediante decreto no parece ser la consecuencia de la campaña electoral y del discurso inaugural del presidente Macri, en los que se prometía una justicia independiente y mayor republicanismo e institucionalidad en el Estado

Independientemente de la formación jurídica que tengan estos dos nuevos ministros de la Corte ¿Qué legitimidad tendrán para hacer respetar la Constitución si su designación es inconstitucional

La alegría, el amor o la unión no parecen ser argumentos válidos para sustraerse de cumplir con la Constitución Nacional. Por lo menos no en un Estado de Derecho. 

Aclaración: Los Servicios de Radio y Televisión de la UNC no se hacen responsables de los comentarios y opiniones vertidos en los espacios dedicados para tal fin en este sitio web. Cabe agregar que no se permitirán mensajes ofensivos ni violentos.

 #

Es muy de boludos quejarse de que un pirata te joda, sobretodo si vos lo nombraste custodio de tus bienes.