Google+
Críticas por un bono "de escritorio" y sólo para privados
Trabajadores y pymes cuestionan al Gobierno por “decir cuánto tienen que pagar los demás” y negarle a empleados públicos.
Imagenes
Youtube
imagen
Pedro Cascales - FM 102.3 / Nada del otro mundo
Hugo Yasky - FM 102.3 / Mirá Quien Habla

La nubosidad continúa siendo la principal protagonista del mentado “bono” de fin de año, que el gobierno nacional intentó impulsar junto a empresarios, comerciantes y una parte de la conducción de la Confederación General del Trabajo (CGT).

Desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) salieron con los tapones de punta, recordando que la mayoría de los 500.000 comercios que nuclea “no sabe cómo va a pagar el aguinaldo” y “lucha para mantener el empleo”, mientras “postergan todo lo demás”.

La postura que planteó el vocero Pedro Cascales fue preguntarse, en la emisión de Nada del otro mundo: “¿Por qué el Estado no saca Ganancias sobre el aguinaldo? Estamos de vuelta desde un escritorio definiendo un bono para todos; ellos determinan cuánto tienen que pagar los demás, pero no pusieron un bono para los empleados públicos”.

Cascales fue tajante, planteando que en la actualidad “toda pyme está viendo cómo junta una moneda”, en el medio de “una situación desesperante y angustiante”.

A su turno, el titular de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), Hugo Yasky, consideró la negociación como “un paquetito de humo”, que “hubiera sido una aspirina en medio de un descarrilamiento”.

En diálogo con el programa Mirá Quien Habla, el diputado nacional dijo: “Esto no tiene nada de concreto, es un anuncio atado a la voluntad de quienes puedan pagar el bono. El Gobierno debe dar el ejemplo en el sector público, que perdió por encima del promedio de los privados, pero le tira la pelota a los empresarios”.

Por otro lado, Humberto Spaccesi, presidente de Apyme, afirmó a Canal 10: "Estamos de acuerdo en todas aquellas acciones que realicen para mejorar la capacidad de consumo de la población".

Y expresó: "Como primera medida, la decisión de inyectar más circulante dentro del mercado, para nosotros es positivo. Pero cómo hacemos para financiar eso, en un momento en el cual estamos con una tremenda recesión, muy endeudados y con muy poca capacidad de acceso al crédito, con tasas del 70%".

Spaccesi dio dos posibles soluciones a la situación de las PyMEs para afrontar el pago del bono: la posibilidad de tomar créditos negativos o a tasa cero, y voluntad política del gobierno para "tomar estas erogaciones como anticipo de pago a Ganancias, si las hubiera, o alguna otra de todas las cargas tributarias que tenemos", concluyó.