Google+
Aniquilar seres humanos: la nueva consigna con sonrisa

gmariani
Por Guillermo Mariani

Han quedado muy atrás los proyectos ecológicos que nos daban la sensación de un optimismo futuro, basado en un mínimo respeto a la naturaleza. Se habían realizado muchos esfuerzos educativos y obtenido valiosos logros por parte de numerosas personas, grupos e instituciones.

El “monstruo americano”, elegido democráticamente por un pueblo enceguecido por la soberbia de la superioridad sobre todo el planeta, - soberbia racial y monetaria logró hacer anidar en lo íntimo de la mayoría de la gente, una novedosa táctica capitalista: no satisfechos con la especulación financiera, la prescindencia de las leyes, la evasión de todo control e impuesto, gobierno para los ricos e insensibilidad ante el deterioro del planeta entero, ha entronizado como estilo cotidiano el desprecio y la destrucción de cada ser humano que no esté esclavizado y corrupto por la “american way of life”.

Este desafío al mundo, no puede quedar sin respuesta. Es el propósito que representan trágica y silenciosamente los naufragios en el Mediterráneo y los muertos en las represiones de inmigrantes desesperados que llegan a las fronteras de los grandes países capitalistas.

Si realmente TRUMP logra construir el muro de frontera con Méjico, de 3.500 kilómetros nuestra civilización habrá naufragado en la barbarie. No hacen falta más argumentos para la historia. Y no será una barbarie temible por ignorancia, la superioridad de armamento, la criminalidad de la represión, sino simplemente por el proyecto de aniquilación de seres humanos sin otros motivos plausibles que las reacciones absolutamente descontroladas e imprevisibles de los PSICOPATAS DEL PODER.

Al avanzar en mi reflexión, buscaba afanosamente una calificación que pudiera hacer explicable de alguna manera las decisiones de nuestro equipo gobernante -que se esmera en darle “gusto al patrón” hasta empalagarlo-, y que no tiene lógica, ni sensibilidad social, ni resultados positivos a no ser sonrientes promesas incumplibles, ni perspectivas para el futuro político o económico de la nación.

Cada nueva decisión o pronunciamiento lleva la “mugre de la venganza”, el claro propósito de herir al pueblo, favoreciendo a los ricos de “Cambiemos”. Mempo Giardinelli me descubrió el secreto, detectado por él mismo en estudios de científicos alemanes del campo de la psicología social. “El psicópata suele ser el más encantador de los mentirosos. Sabe mentir mirando a los ojos y es capaz de llorar, bailar, cantar y encantar mimetizándose con los sentimientos de sus víctimas –personas a las que debería cuidar en lugar de dañar– para manipularlas. Y eso se debe al concentrado e irrefrenable egoísmo del psicópata, maestro en el arte de fingir generosidad. Por eso el psicópata es tan peligroso: porque jamás se exhibe como tal, siéndolo. La culpa no forma parte de su repertorio y es así como puede pasar del encanto a la violencia. Todo profesional de la psicología sabe, además, que si hay algo difícil con los psicópatas es probar que lo son, debidos justamente a su capacidad de seducción y sus habilidades de convencimiento. Por eso, ahora hay estudios en el mundo que muestran que los psicópatas son mucho más comunes en la política, los negocios y el mundo empresarial que lo que solía creerse. Así, un poco psicópatas y otro poco simples cínicos, son un enemigo que desafía nuestra inteligencia y ante el cual urge reaccionar para enfrentarlos con la firmeza que se merecen, hasta echarlos a votos no electrónicos, como es perfectamente posible.”

 

OPINIÓN
mrvilla
Por Miguel Rodriguez Villafañe


gmariani
Por Guillermo Mariani


ggoldes
Por Guillermo Goldes