Google+
Acuarela do Brasil

mlafuente
Por Manolo Lafuente
@MANOLOLAFUENTE

Si no fuera ficción, sería ciencia.

Y si fuera ciencia ficción, sería verdad.

En los orígenes del teatro argentino, cirquero de carpa, campero de alma, una de las obras más queridas por el pueblo (cuando aún se llamaba así, y no gente…) era “Juan Moreira”, escrita originalmente como una clásica novela gauchesca por Eduardo Gutiérrez y publicada como folletín entre noviembre de 1879 y enero de 1880 en el diario La Patria Argentina.

Inspirada en una crónica policial real protagonizada por el legendario gaucho porteño Juan Moreira, quien fue muerto por la policía en Lobos, en 1874, es uno de los textos más importantes de la literatura argentina y del romanticismo hispanoamericano.

Cuando Gutiérrez la reescribe como “¡¡mimodrama!!” para ser representada en el circo, se convirtió en la pieza fundadora del teatro rioplatense.

Y en una de las más impresionantes confluencias entre historia y leyenda, teatro de los hechos y hechos sin teatro, y, sobre todo, en asombrosa simbiosis entre público y protagonistas, entre representados y representantes.

Cierta vez cierta, no por mero capicúa, una de las tantas compañías teatrales itinerantes que la representaban campo afuera y campo adentro, sufrió la baja ni más ni menos que del actor que representaba a Moreira.

Sin suplente, y de apuro por la inminencia de la función, se hizo un casting que claro que por entonces no se llamaba así, y un gaucho dendeveras, aunque bonaerense, dió bien el tipo del porteño, tampoco se decía physique du role.

Pero el suplente cambió el desenlace.

Cuando la patrulla, en abrumadora superioridad numérica, lo intima, “Rendite Moreira, mierda”, el pueblerino le responde. “¡Nunca, Moreira nunca se rinde!”
Ni la función terminó como la peli del mejor Leonardo Favio, con el gaucho asesinado por la espalda contra un paredón que era medianera sólo con el campo

Ni gaucho tiene el mismo acento, que gaúcho.

Río Grande siempre fue del y do Sur.

Y Lula de la Patria Grande.

OPINIÓN
mrvilla
Por Miguel Rodriguez Villafañe


gmariani
Por Guillermo Mariani


ggoldes
Por Guillermo Goldes